sábado, 19 de julio de 2014

Playing Patience (Blow Hole#1)

Playing Patience | Tabatha Vargo | Blow Hole 1/2 | 250 páginas | Leido en PDF.

    

La vida ha sido difícil para Zeke. Ser un saco de boxeo de su padre alcohólico le ha convertido en piedra. Ni siquiera el parque de casas rodantes cutre donde vive le puede asustar. Luchar es su liberación y el sexo, las drogas y su guitarra, le traen paz, pero en el fondo Zeke no es tan duro como él se hace pasar. Cuando se encuentra con Patience, ella encuentra todas sus piezas rotas y las une de nuevo, es un rayo de luz en su vida sombría y la última cosa que quiere hacer es traerla a su mundo oscuro. Jugar negligentemente es fácil, jugar al malo de la película puede ser divertido, pero jugar con Patience es imposible, sobre todo cuando ella puede ver a través de él.
Zeke no es el único que está roto, y por primera vez, en mucho tiempo, Patience se siente viva. Su mundo en blanco y negro tiene una oportunidad de volverse de color cuando se encuentra con Zeke. Él es diferente a cualquier persona que ha conocido, con sus tatuajes, piercings, y honestidad contundente. Ella no quiere nada más que dejarse llevar y montar el lado salvaje con él, pero algunas heridas nunca sanan y las piezas rotas de  Patience no son tan fáciles de encontrar.



¡Segundo libro de la maratón literaria!
No se dejen engañar por la portada, este libro tiene mas tinte a Forbidden que a Cincuenta Sombras. 
En esta novela tenemos dos historias principales y paralelas. 
Zeke tuvo una vida dura, su madre murió hace años y en su lecho de muerte le rogó que nunca se defendiera de su padre, por lo que día a día es golpeado y maltratado por su padre alcohólico. Fuera del remolque donde vive, la victima se convierte en victimario. Es fuerte, duro e insensible, al punto de maltratar a los demás y meterse en peleas solo porque si. Su única paz es su música, su marihuana y las chicas con las que se acuesta sin siquiera preguntar nombres.
Patience, por su lado, es la hija del gobernador. Es una chica rica, dulce y generosa, juega al fútbol y es realmente hermosa. Todo es su vida podría ser perfecto, salvo por que su madre se esta muriendo de cáncer y su padre abusa sexualmente de ella. 
Una noche mientras Zeke toca en El foso, Patience es arrastrada por su amiga Megan que esta enamorada del baterista de Blow Hole. 
Esa noche, alguien droga a Patience y Zeke siente que no puede dejarla sola en aquel lugar, porque ella es preciosa y virginal como un copo de nieve. 
De ahí en adelante, las vidas de Zeke y Patience chocan cada ves mas seguido. Al punto en que él desarrolla una necesidad de protegerla y celarla, a pesar de que la aleja e incluso es cruel con ella, porque no quiere arrastrarla al mundo marginal en el que él vive.  
Además de los problemas de Zeke, Patience es una persona rota y destruida que no confía en nadie y siente pánico de ser tocada, como consecuencia de las violaciones y golpes que sufre desde los trece años, mientras intentaba distraer a su padre para que no haga lo mismo con su hermana pequeña. 
¿Realmente en vidas tan crueles el amor puede hacer algo? No es un romance perfecto ni una relación ideal, son personas que van juntando las piezas del otro para intentar salvarlo. 
Me gustaría decirles de que blog descargue este libro, pero la verdad es que no recuerdo de donde lo saque, incluso se que le comente la entrada, así que si fue alguno de ustedes, comenten por favor.
Desde que leí la sinopsis supe que era el tipo de libros que me gustan. Pero no pensé que me iba a encontrar con una historia como la de Patience, me imaginé algo parecido a El chico que se escabulle por la ventana de mi habitación o Sophie y Carter, donde son chicos abandonados a su suerte, pero en este libro, son los padres los que maltratan inhumanamente a sus hijos. 
Ya desde el principio me encanto, los personajes son tan realistas, en ningún punto vemos perfección en ellos.
La autora supo explotar los temas fuertes y los personajes, creando en solo doscientas cincuenta paginas una gran historia.
quizás las últimas treinta paginas pasaron rápido y con muchas situaciones una detrás de otra, hasta el epilogo, pero termino cerrando los huecos y termino muy bien. Adore un pequeño momento en el epilogo con el tatuaje de Zeke, que dio un final tierno después de una novela tan cruel.
Personalmente quede fascinada con los personajes y aunque no pude encontrar objetos de la búsqueda de CBA, valió totalmente la pena.
Tengo entendido que hay una secuela, no se exactamente como o en que punto, porque tiene toda la pinta y final de libro autoconclusivo, pero no estoy segura si ya fue publicada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada