jueves, 18 de febrero de 2016

Crítica de película: La decisión de Sophie

The Sophie's choice | Director: Alan J. Pakula| Cast: Meryl Streep, Peter McNicol y Kevin Kline | 1982 | País: Inglaterra y Estados Unidos | Basado en La decisión de Sophie de William Styron.

     
  
Verano de 1947. Stingo, un joven aspirante a escritor, se instala en una pensión familiar de Brooklyn. Su tranquilidad se verá pronto turbada por la terrible discusión de una pareja que vive en el piso de arriba. Cuando conoce a los amantes queda cautivado por su encanto y simpatía. Ella, Sophie Zawistowska, es una hermosa emigrante polaca y católica. Él, Nathan Landau, un encantador y desequilibrado científico judío. Poco a poco, Stingo se convierte en su mejor amigo. Sophie, hija de un ilustre profesor polaco, sobrevivió al campo de exterminio de Auschwitz, pero vive atormentada por su pasado



Dado que rondamos la época de los Oscars, salen cientos de videos relacionados con eso, y obviamente un nombre que resuena mucho es el de Meryl Streep, porque si no me equivoco es la mujer viva con más nominaciones al Oscar y de hecho ganó por su protagónico en esta película espectacular.
La película empieza con nuestro joven sureño que decide mudarse a Manhattan para tener una oportunidad de triunfar como escritor, como intenta ahorrar todo lo posible termina alquilando un pequeñísimo cuarto-cocina-baño en una casona antigua, y ahí conoce a una singular pareja de amantes.
Nathan y Sophie son una pareja con historia, que alterna entre el amor profundo y el odio sin razón. Nathan es un judío americano de buena familia, mientras Sophie es una polaca que escapó de Europa cuando la liberaron del campo de concentración donde la encerraron cuando se desató la segunda guerra mundial.
Al llegar a Estados Unidos Sophie tenía todas las enfermedades y debilidades que una persona puede soportar y al borde de la muerte Nathan la encuentra y la cuida con ayuda de su hermano médico, él la hizo vivir y desde entonces Sophie vive únicamente por y para él.
Este joven escritor se siente absorbido por esta pareja tan singular, por la locura de Nathan y la oscuridad que asoma en los ojos de Sophie y termina unido a esta pareja, perdido entre la pasión y la demencia. Con el paso del tiempo empieza a sentir una fascinación por Sophie y todos los secretos que esconde de su estancia en la ante sala del infierno.
Poco a poco Sophie confesará todo lo que ha guardado durante el tiempo, el dolor y la terrible decisión que tuvo que tomar.


¿Qué me gusto?

Meryl Streep no es ninguna novata en el cine, si bien esta película es de treinta y cuatro años atrás y ella recién comenzaba a consagrarse como actriz ya tenía un talento majestuoso. No hay nada que esta mujer no haga durante la película, pasa de las escenas de una mujer sumisa y maltratada, a una amante amorosa, una mujer torturada, felicidad y profunda tristeza pero de una manera tan exacta que llega a generar una emoción muy fuerte pero jamás se ve sobre actuada. Fue, en mi opinión, la mejor actuación que he visto en su piel. Espectacular, aprendió Alemán y polaco, supo crear un acento polaco-americano y tiene una facilidad impresionante para meterse -y meter al espectador- de cabeza en la trama.

El ritmo es increíble, a veces las películas que utilizan el recurso del flashback se ven algo montadas o con cortes abruptos que marean un poco, pero la forma en que crearon esta doble línea temporal es sublime. Uno de los mejores manejos del tiempo que he tenido el placer de ver en una película.

La decisión. Dios mío, que pedazo de momento. Uno de los momentos más agobiantes, chocantes y emocionalmente estremecedores de la historia del cine, he visto situaciones muy duras pero nunca una en la que realmente no tenía idea de cómo reaccionar, de que pensar, de que hubiera hecho, es algo tan duro y tan difícil de expresar. No por nada esta escena a quedado grabada en los pilares del cine del último medio siglo.  

Sophie golpea directa o indirectamente la moral del espectador, como lo hace con el propio Stingo -el joven escritor, interpretado por Peter McNicol-  ella le confiesa todo con la esperanza de que Stingo la vea como una persona oscura, creo que es una especie de confesión. Cuando alguien está cerca de muerte y si es creyente, pide confesarse para obtener la paz, en cierta forma Sophie hace eso, confiesa todos sus fantasmas a Stingo con la necesidad de obtener el perdón y una paz que sabe es inalcanzable.

Se mezclan las escenas profundas y oscuras con situaciones irónicas, con humor, escenas al estilo hipsterlandia, creando un balance agradable. Porque si todo el film se mantuviera al nivel de el momento de la decisión saldrían del asiento con una depresión monumental, entonces el director de manera talentosa deja situaciones muy pesadas emocionalmente separadas con cosas livianas y entretenidas para no agobiar.

El set, el guión, el vestuario, el soundtrack, los extras, las escenas de relleno, todo espectacular.

¿ Qué no me gusto?

No es que me disgusto especialmente, simplemente no quedaron a la altura. Stingo y Nathan -Kevin Kline- son buenos personajes con una personalidad marcada sin ningún hueco o falla, pero creo que la historia de Sophie es tan grande, tan importante, tan memorable, que el resto de los personajes se vuelven escenografía.

¿En conclusión?


Maravillosa. Una película que logra grabarse en la memoria y que a pesar de los años sigue conmoviendo a las personas como el primer día. Meryl Streep logra, de nuevo, consagrarse y justificar con su actuación todos y cada uno de los elogios y premios que ha recibido. 

3 comentarios:

  1. No tenía idea de esta película o:
    Pero si se trata de Meryl Streep me la apunto:)
    me gusta mucho como actua!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, habia escuchado de esta pelicula de pasada pero no sabia ni de que iba asi que gracias por la reseña
    besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, también formo parte de la iniciativa y ya estoy siguiendote.
    Te espero en el blog.
    http://chrismoon-oficial.blogspot.com.es
    Un saludo ^^

    ResponderEliminar