viernes, 6 de mayo de 2016

Crítica de cine: Colonia Dignidad

Colonia | Director: Florian Gallenberger | Cast: Emma Watson, Daniel Brühl, Michael Nyqvist | Estrenada en el Festival de Toronto | Alemania | Basada en hechos reales sucedidos en Colonia Dignidad y durante la dictadura militar en Chile.

Para ver trailer click acá.

     

  
Colonia cuenta la historia de Lena y su novio Daniel. Durante la dictadura chilena, Daniel es secuestrado por la policía y Lena le sigue la pista hasta Colonia Dignidad.

El lugar es parecido a un recinto de caridad dirigido por un predicador llamado Paul Schäfer, sin embargo Lena pronto descubre que en realidad es un centro de tortura y detención. Ante esa imagen Lena decide unirse al culto para reunirse con Daniel y poder estar más cerca de él.

La cinta está dirigida por el cineasta Florian Gallenberger (City of war: the story of John Rabe) y protagonizada por Emma Watson (The bling ring, Las ventajas de ser un marginado, la saga Harry Potter), Michael Nyqvist (la saga Millenium, Tierra de Ángeles) y Daniel Brühl (El hombre más buscado, El quinto poder, Rush).



Como siempre en caso de las películas basadas en hechos reales, empecemos con la explicación.
En Chile a mediados de los 60´s se creó un asentamiento alemán, al principio fue bastante ignorado todo lo que se hacía ahí adentro, pero durante la dictadura de Pinochet esta colonia fue utilizada como centro de torturas y secuestros de traidores al régimen o inocentes que podían ser "potenciales traidores", era una secta, entraras por la fuerza o voluntariamente (engañado con la imagen de un lugar religioso que le daba una vida feliz y tranquila a los adeptos), jamás salías, ni vivo ni muerto.
Paul Schäfer, el fundador y líder, era un pedófilo, sádico y extremista que volvió un infierno la vida de cada alma que pisaba esa tierra, especialmente de las mujeres y los niños. Esclavizados, torturados y en ocasiones asesinados, la gente de Colonia Dignidad debió resignarse a que, por contactos en el poder, nadie iría contra Schäfer.
Schäfer había comenzado su secta en la propia Alemania, pero perseguido por las denuncias, huyó a Chile y ahí pudo dar rienda suelta a todas sus macabras ideas.
Lo más espeluznante del caso es que esto no solo paso con la dictadura, sino que Colonia Dignidad siguió existiendo hasta pasados los 90's, con el aval de la democracia chilena y los servicios secretos Alemanes, como un estado paralelo sin ley ni piedad. En Marzo de 2005 Paul Schäfer fue detenido en Argentina. ¿El fin del terror? No queridos amigos, Colonia Dignidad sigue vigente en nuestros días con el nombre de Villa Baviera, bajo la dirección de otro alemán y el ojo atento del mundo, casi todos han vuelto a Alemania pero aún quedan dos centenas de personas dentro de las puertas de este lugar.

Colonia Dignidad nos lleva a esa época, desde la perspectiva de una azafata alemana, Lena (Emma Watson) quien viaja a Chile para visitar a su pareja, Daniel (Daniel Brühl) quien está radicado en Chile y lucha de manera pacífica por un país más justo y democrático...hasta que estalla el golpe de estado. Lena y Daniel son capturados y llevados al Estadio Nacional con muchas otras personas, ahí Lena es liberada por ser extranjera y no saber nada, pero Daniel es capturado y llevado a un centro clandestino de detención.
Lena, tomando coraje y decidiendo salvar a Daniel aunque le cueste la vida, se entera que ha sido llevado a Colonia Dignidad y busca la manera de ir a ese lugar también.
Haciéndose pasar por una chica religiosa que no quiere vivir "en pecado", entra en ese lugar y logra ser aceptada en la secta, justo después de conocer a Paul Schäfer.
De ahí en adelante, la película nos muestra los horrores y tratos inhumanos que existían en ese lugar, la doble moral de cometer todos los pecados y a su vez castigarlos en nombre de Dios, a través de los ojos de Lena y también acompañamos a Daniel quien está en los túneles y habitaciones que funcionan como centro de torturas para los militares.
Durante las dos horas que dura la película se nos deja en claro que esa cámara de tortura que era Colonia Dignidad solo pudo existir y subsistir con la complicidad del gobierno Chileno y Alemán que hicieron oídos sordos a los clamados de auxilio de los habitantes.  


¿Qué me gusto?


Personalmente, me gusta Emma Watson, pero no por fanatismo si no porque ella actúa muy bien y no tiene miedo de ser su personaje, no le importa verse fea, verse herida, llorar, gritar, sabe decir sus diálogos sin verse sobreactuada, además se esfuerza mucho porque su personaje transmita, de hecho a pesar de las malas críticas todos han remarcado la calidad de Emma como actriz, y creo que Brühl también es un actor que promete mucho, que ya ha dado mucho y que supo ponerse en la piel del personaje.

Michael Nyqvics como Paul Schäfer viene aparte, creo que debe ser extremadamente difícil ponerse en la piel y cabeza de semejante ser, en la esquizofrenia sádica de esta persona, y se logró, en mi opinión, bien. Es imposible reflejar la crueldad inimaginable de este hombre, y sería muy retorcido pensar que puede hacerlo, pero creo que se llego a un punto donde la crueldad es implícita, bajo unas palabras suaves y justas están los actos más bajos que puede cometer un ser humano.

 
Las cosas implícitas-explícitas es algo complejo de lograr en una película, hay una escena especialmente intensa donde los niños se desvisten para ducharse y vemos a Paul entrar a las duchas, justo antes de que se corte la toma. No te dice que pasa, no oís al niño llorar o lo ves violándolo, pero sabes lo que está pasando y te repugna aún más que si lo vieras.

El set, la ambientación, la época, está perfectamente logrado, la sensación documentalosa de sentir que es una película de la época se logró bien, el vestuario, las calles, todo estuvo en su lugar y en el año que tenía que estar.

La dirección me parece buena y la edición también, los cortes de tomas, los momentos y puntos de vistas intercalados están muy bien elegidos, personalmente me encanta ir de un personaje a otro para tener una vista 360 de la situación.  

¿ Qué no me gusto?

Como dije antes, el tema de implícito-explícito es complejo, y cuando terminó la película me sentí con la sensación de que quisieron hacer un thriller de impacto pero siendo políticamente correctos, son cosas que no pueden ir de la mano. Sentí que quisieron contar la historia pero no meterse con Chile ni con Alemania y no tengo nada en contra de esos países pero en todos los países hay momentos o cosas oscuras y si vamos a contarlas no hay que tener miedo de herir susceptibilidades, incluso vi algunos posts (corríjanme si es mentira) que en Chile no quería pasarse la película. La única forma de superar cosas oscuras es mostrarlas a la luz del día y creo que esta película fue muy selectiva sobre qué cosas mostrar.

Me pareció no muy creíble el tema de un británico hablando inglés liderando masas en Chile mientras los chilenos gritaban en español, y Emma manejándose en inglés, gente contestando en español, en Colonia todos hablando inglés. No entendí el punto del doble idioma, si es una película europea podría haberse hecho enteramente en inglés o poniendo esfuerzo enteramente en español. Y me dirán ¿por qué toda en inglés si es sobre la historia de Chile? Bueno, casi todas las películas sobre Nazis están en inglés a pesar de ser sobre Alemania o Polonia. Esa cosa bilingüe se me hizo muy falsa.

¿En conclusión?

Una historia de esas que prueban que la realidad supera la ficción. Una historia increíblemente interesante sobre un país que tengo muy cerca y del que, terminé dándome cuenta, no sé nada. Latinoamérica está repleta de historias que merecen ser contadas, de nombres que merecen ser juzgados y de verdades que deben ser confesadas, esta película, aunque no es lo que yo esperaba, hace un par de pasos más lejos de la ignorancia colectiva en la que nos sumimos cuando es más fácil no pensar en lo que preferimos no ver en nuestros países.


1 comentario:

  1. Holi!
    El otro día me uní a la iniciativa de seamos seguidores >.<
    Te sigo ^^
    Mi blog es: http://elrincon-perdido.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar